¿Te gustaría ser todo un maestro de la cocina y que tus platos sean los más sabrosos del mundo? Pues necesitas algunas herramientas adecuadas dentro de tu cocina, y una de ellas son las mandolinas de cocina.

La mandolina es un cortador con cuchillas, las cuáles pueden intercambiarse a voluntad del cocinero, ajustando el grosor del corte. Esto le otorga una larga serie de ventajas frente a los clásicos cuchillos de cocina:

  • Corta verduras y hortalizas: Aunque es una herramienta especialmente pensada para las patatas, puede emplearse para cortar cualquier tipo de verdura y hortalizas. También se pueden trocear frutas y algunos tipos de queso, siempre y cuando estos no sean demasiado cremosos.
  • Tú eliges el grosor del corte: Algunas recetas requieren un determinado tipo de corte de los ingredientes. De no tener demasiada experiencia con el cuchillo, puede ser complicado conseguirlo. No obstante, con una mandolina se puede regular el grosor del corte de las cuchillas, lo que facilita mucho las cosas.
  • Pueden contarse de muchas formas los ingredientes: Por muy experto que se sea, hay formas casi imposibles de conseguir con un cuchillo. En cambio, con una mandolina es algo muy sencillo y se pueden lograr unas presentaciones increíbles al hacer una receta.
  • Son seguras y fáciles de usar: Se dice que la práctica hace al maestro. En el caso de las mandolinas, estas son muy sencillas de usar y no son nada peligrosas frente a lo que es usar un cuchillo o un rallador.
  • Varios modelos en el mercado: ¿Son todas las mandolinas iguales? Para nada, hay decenas de modelos en el mercado; desde muy sencillos para principiantes de pequeño tamaño a otras más grandes para los profesionales. Modelos de plástico, de acero inoxidable… una amplia variedad para que todos los consumidores encuentren en el mercado la mandolina perfecta para su cocina.

Dejar respuesta