La tortilla de patata es uno de los platos más famosos de la gastronomía española, y muchos creen que es muy sencilla de hacer. Pero, en realidad, es todo lo contrario. Puede ser uno de los más complejos, ya que encontrarle el punto justo para que tenga un sabor y una textura inmejorable es bastante complicado. No obstante, si sigues estos consejos, no te costará nada hacer una tortilla con la que toda tu familia se chuparán los dedos y querrá repetir.

6 consejos para hacer una tortilla de pata perfecta

  • Utiliza siempre productos de calidad: Para hacer una buena tortilla de patata necesitas utilizar alimentos de buena calidad, comprados en el mercado; huevos de gallina de corral, patatas que no haga mucho que han sido recogidas (amarillas si es posible), cebolla, un poco de sal y aceite de oliva. Si los consigues, tu tortilla tendrá un sabor inmejorable.
  • Las patatas deben freírse el tiempo justo: Cuando tengas las patatas friéndose en la sartén, estas no pueden freírse más de lo necesario. Tienes que dejarlas freírse el tiempo justo para que estén un poco doradas. Las que veas que no se han dorado del todo es mejor que las dejes dentro de la sartén un poco más.
  • La mezcla debe realizarse bien: Una vez que tengas las patatas bien fritas y las eches a los huevos batidos (recuerda que para que salga perfecta no debe tener ni un grumo), debes machacar bien las patatas con los huevos. Si le vas a echar cebolla, es este momento cuando debes agregarla, para que se integre bien con las patatas. De hacerlo más tarde, la cebolla no quedaría bien integrada en la tortilla y te estropearía el plato.
  • El tiempo que esté en el fuego hay que controlarlo: Claro que todo depende de lo muy o poco hecha que le guste a una persona. Pero la tortilla de patatas perfecta es aquella que se hace, únicamente, por unos 3 o 4 minutos por cada lado.
  • Tener una tortillera en la cocina es indispensable: Aunque la práctica hace al maestro, el darle la vuelta a la tortilla usando un plato para recubrirla no siempre es la mejor opción, ya que te puedes quemar la mano o, si usas demasiado aceite, este puede salirse y te quemarás. Hazte con una tortillera y verás que sencillo es darle la vuelta. En el caso de usar una sartén, es mejor optar por sartenes antiadherentes del estilo de las sartenes tefal. Si la tortilla se te queda pegada, podría romperse durante el proceso de darle la vuelta.
  • ¿Cuajada o poco hecha?: Es una importante decisión. ¿Quieres que la tortilla esté poco hecha o por el contrario la prefieres cuajada? En el caso de quererla poco hecha, al echar la mezcla a la sartén hay que removerla por unos segundos. Si la prefieres cuajada, entonces hay que remover la mezcla mientras el fondo se va haciendo.

¿Te ayudan estos consejos? Porque si quieres convertirte todavía más en un experto de la tortilla de patata hay una fantástica carrera especializado en este fabuloso ingredientes que te encantará.

Dejar respuesta